• June 17, 2024 at 3:15 AM
Inicio | Política

¿Qué tienen que ver Zara y H&M con la deforestación ilegal?

Por Poonal*

Durante más de una década, la organización no gubernamental británica Earthsight ha seguido la pista del paradero de 816.000 toneladas de algodón vinculadas a violaciones de los derechos humanos y a la deforestación en El Cerrado brasileño. El algodón se transformaba en prendas de vestir y luego acababa en las tiendas de Inditex y H&M en España, la mayoría de estos productos con la etiqueta de sostenibilidad Better Cotton. Inditex es una de las mayores empresas textiles del mundo. Su sede está en Arteixo, un barrio de A Coruña en Galicia. Entre sus filiales figuran Pull&Bear, Bershka y Zara. La empresa sueca H&M opera en todo el mundo a través de tiendas y venta online.

El «algodón sucio»

Durante más de un año se analizaron imágenes de satélite, sentencias judiciales, documentos de embarque e incluso entrevistas encubiertas en ferias comerciales.  El Cerrado es el segundo biotopo más grande de Brasil después del Amazonas. Su enorme biodiversidad se ve cada vez más amenazada por la expansión de los monocultivos. El negocio del «algodón sucio» va de la mano de la deforestación ilegal a gran escala, la corrupción, las violaciones de los derechos humanos y la violencia. En su informe Fashion Crimes, la ONG investiga el vínculo entre la moda rápida y el auge de la producción brasileña de algodón y documenta el viaje de las 816.000 toneladas de algodón desde las plantaciones brasileñas, pasando por ocho proveedores textiles chinos, hasta llegar a los dos mayores proveedores de ropa del mundo. Según el informe, al menos 20 millones de prendas y artículos del hogar fueron suministrados a H&M e Inditex y acabaron en el mercado textil español.«Todo el algodón sucio rastreado por Earthsight lleva la etiqueta de sostenibilidad Better Cotton», dijeron los productores brasileños a la ONG.

Plantaciones en lugar de bosques

Con una superficie de 1.910.037 km2, El Cerrado es más grande que Alaska. La región de sabana cubre el 22% de todo el territorio brasileño.

Aquí vive el 5% de las especies del planeta.El estado de Bahía concentra más de la mitad del terreno. Desde 1985, sólo aquí se han deforestado 22.000 kilómetros cuadrados del bioma y se han establecido plantaciones, lo que equivale aproximadamente al tamaño de Gales. La huella de carbono de este ecocidio: la deforestación de una superficie tan enorme equivale a las emisiones de carbono de 50 millones de coches en un año. Los campos de algodón se «abastecen» con 600 millones de litros de pesticidas al año. Como consecuencia, se ha perdido más de la mitad de este rico ecosistema.

Y la deforestación sigue aumentando. En El Cerrado, la tala aumentó un 43% el año pasado, según el informe Fashion Crime, y casi toda es ilegal. El trasfondo de esta situación es el drástico aumento de la producción de algodón en Brasil en las últimas décadas. Además de la producción de algodón, el cultivo de soja es el principal responsable de la devastación de la región. No es raro que ambos se cultiven alternativamente en las plantaciones. Se prevé que en 2030 Brasil habrá superado a Estados Unidos como primer exportador mundial de algodón.

Destruir y apropiarse

«Todos sabemos lo que la soja y la carne de vacuno han hecho a los bosques de Brasil. Los efectos del algodón han pasado hasta ahora prácticamente desapercibidos.

Sin embargo, el auge de las últimas décadas se ha convertido en un desastre medioambiental», afirma Sam Lawson, Director de Earthsight. Se cree que SLC Agricola y Horita Group, dos de las mayores empresas agrícolas de Brasil, están detrás de la agresiva deforestación de El Cerrado. Sus enormes explotaciones industriales están relacionadas con una serie de requerimientos judiciales, condenas por corrupción y multas millonarias. «Se trata de la deforestación de unas 100.000 hectáreas de bosque en El Cerrado», denuncian activistas de la iniciativa Ecologistas en Acción. «El lema de las grandes empresas exportadoras investigadas por Earthsight es: destruir y apropiarse», afirma la ONG británica.Con la expansión del cultivo del algodón en la zona, las comunidades tradicionales han desaparecido. Earthside habla de una «mezcla destructiva de corrupción, codicia, violencia e impunidad que ha llevado literalmente al robo de tierras públicas y a la desposesión de las comunidades locales.»

Better Cotton: un ejemplo

El sistema de certificación Better Cotton certifica que la materia prima utilizada para confeccionar prendas de vestir es sostenible, y en sus informes anuales H&M y Zara hacen referencia al uso de algodón producido de forma sostenible, que según afirman representa más del 50% de su producción. Pero: «Lo que Better Cotton certificó como sostenible fue todo el algodón verificablemente sucio rastreado por Earthsight», dijeron los productores brasileños a la ONG.

«Así que si tienes ropa de algodón, toallas o sábanas de H&M o Zara en tu armario, probablemente sean productos rebuscados, contaminados por la destrucción del Cerrado brasileño», advierte Lawson, director de Earthsight. «Estas empresas hablan de buenas prácticas, responsabilidad social y certificación, dicen invertir en trazabilidad y sostenibilidad, pero todo esto es tan falso como los diseños florales de sus escaparates».

Inditex lleva años siendo acusada de lavado verde, falta de transparencia y violación de los derechos humanos. El gigante textil exige ahora divulgación y trazabilidad a su proveedor de certificación más importante, Better Cotton. A la luz de las revelaciones de Earthsight, Better Cotton anunció una fase de revisión de tres meses en septiembre de 2023.

El 1 de marzo, la empresa actualizó sus estatutos y criterios de auditoría. Sin embargo, según Earthsight, Better Cotton y otros proveedores de certificación similares son «chivos expiatorios bienvenidos para desviar las críticas a las empresas manufactureras que trabajan con materias primas de origen barato». Además, según los nuevos principios de certificación de Better Cotton, el algodón también puede certificarse como sostenible si la deforestación ilegal de la tierra utilizada para la agricultura tuvo lugar antes de 2020, incluso si la tierra fue robada a las comunidades locales.

Sin embargo, los mayores culpables son los mercados de consumo extranjeros. La UE es el mayor importador de ropa del mundo, seguida de Estados Unidos.Earthsight hace hincapié en la responsabilidad de la UE, que aumenta la presión con su demanda de productos textiles y alimentos. «Casi toda la carga se debe a la demanda del exterior», afirma Earthsight.

*El servicio de prensa de Poonal publica en alemán noticias de actualidad y reportajes sobre América Latina.

Imagen de Portada:  Textiles de algodón: no está claro si se producen en forma sostenible o no. Foto privada.

Fuente: pressenza

Política